2018 Generosidad

Al hablar de la siembra y la cosecha tenemos que comprender primeramente que la siembra y la cosecha es una ley, tanto material como espiritual.

Hay quien reparte, y le es añadido más, y hay quien retiene lo que es justo, sólo para venir a menos.(Proverbios 11:24)

Es una ley porque a pesar del tiempo no ha cambiado en el pasado ni cambiará en el futuro (Génesis 8:22) Es importante hablar de la siembra y la cosecha exactamente cuando estamos a punto de comenzar un nuevo año pues todos tenemos buenas expectativas en cada año que comienza, todos queremos que nos vaya bien, mejor que el año que está terminando, queremos que en nuestra familia haya paz y amor, queremos tener prosperidad material, queremos recibir bendición, pero se nos olvida que todo eso que deseamos dependerá de las semillas que sembremos cada uno de nosotros.

TENEMOS QUE COMPRENDER QUE ES IMPOSIBLE SEMBRAR LO MALO Y COSECHAR LO BUENO, LA COSECHA SIEMPRE SERA DIRECTAMENTE PROPORCIONAL A NUESTRA SIEMBRA: una de las cosas que provocan que las bendiciones nos alcancen es aprendiendo este principio DAR, es que es la única regla para poder RECIBIR.

Por eso dice la Biblia mas bienaventurado es dar que recibir. ALGO QUE NO DEBEMOS DE ESCONDER QUE A LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS NOS LES GUSTA DAR.

El deseo del perezoso lo mata, porque sus manos rehúsan trabajar; todo el día codicia, mientras el justo da y nada retiene. (Proverbios 21:25-26)

Dar es un privilegio que otorga el Señor y debemos de aprender que dar no nos quita, si no más bien multiplica lo que hemos dado. Hermanos no me refiero solo a dar dinero si no a ser dadivosos en todas la áreas de nuestra vida. Como Seres humanos somos más dados y querer recibir que dar, y el Señor nos enseña que mejor es dar que recibir, LO QUE DAMOS ES LO QUE RECIBIMOS