Dale Una Voz A Tu Fe

Cada palabra que usted dice es una semilla.¡No desentierre su semilla al hablar contra su fe! No permita que palabras de derrota o negatividad salgan de su boca.

Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos. (2 corintios 4:13)

A todo hijo que se le ha dado una medida de fe. Para ver las promesas de Dios en su vida, tiene que darle voz a su fe. Tiene que declarar lo que Dios dice acerca de usted en su Palabra.

Esas semillas de fe en tu interior se activan cuando usted las dice en voz alta. Por eso, la Escritura nos dice:   

Forjad espadas de vuestras rejas de arado y lanzas de vuestras podaderas; diga el débil: Fuerte soy. (Joel 3:10)

Cuando le das  voz a tu fe y pronuncia la Palabra de Dios, la Biblia dice que Él se asegura que su Palabra se haga realidad en su vida.
 

Así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié. (Isaías 55:11)

Riegue su semilla declarando continuamente la Palabra de Dios. Cada mañana cuando se levante, agradécele que sus promesas se van a cumplir en su vida. Cuando lo hagas, verás cómo  sucederán esas cosas y ¡vivirás la vida de victoria que Dios ha preparado para ti !


El Señor irá delante de ti; El estará contigo, no te dejará ni te desamparará; no temas ni te acobardes. (Deuteronomio 31:8)


Padre, te alabo porque eres un Dios bueno y fiel. Hoy, me humillo ante ti y someto mis pensamientos, mis acciones y mis palabras. Muéstrame cuando diga palabras de duda, desánimo y negativismo para que pueda cambiar.

Ayúdame a darle voz a mi fe pronunciando tu Palabra diariamente. Que mis palabras y mis pensamientos sean siempre agradables para ti, en el nombre de Jesús. Amén.

Las palabras tienen poder creador. Cuando dice algo, le da vida a su fe. Una de las mejores cosas que puede hacer es apartar un tiempo cada mañana y hacer declaraciones positivas sobre su vida.