El Poder De Las Palabras

Lo que sale de nuestros labios tiene mucha fuerza; usémoslo, por tanto, no para lastimar al prójimo, sino para aliviarlo. A veces nuestras palabras son como un martillo de construcción, que lo utilizamos sin pensar y de repente miramos a nuestro alrededor y todo lo que tenemos es un montón de escombros.

Cuando sueltas palabras sin pensar dañamos a la gente y esa gente va a sufrir.

Una de las razones por la cual somos destructivos y negativos con nuestras palabras, es por qué no nos hemos dado cuenta de lo poderosa que es esa herramienta.

Nosotros decimos palabras sin pensar y esas cosas que decimos se quedan en la mente de las personas. Ciertas cosas que la gente te dijo de una manera descuidada incluso te las dijeron cuando eras un niño todavía las sigues recordando hoy. Así de poderosas son las palabras.

Las palabras calmadas de una lengua bondadosa son tan refrescantes como el rocío y tan reconfortantes como un bálsamo. En cambio, los comentarios malintencionados de una lengua perversa le aplastan el ánimo a cualquiera. Como vemos, las palabras pueden herir o pueden curar.

Categoria: Videos