Las Bendiciones De La Primicia

Honramos a Dios con lo primero y lo mejor de nuestra vida. Y Dios desea que su pueblo honre Su nombre, y una de las maneras de hacerlo es a través de las primicias. La Palabra enseña que honremos a Dios con nuestros bienes y nuestras las primicias.

Si colocamos lo primero en las manos de Dios y lo honramos con las primicias, el resto de las cosas también serán santificadas y bendecidas.

Las primicias de los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa de Jehová tu Dios. Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti. No habrá mujer que aborte, ni estéril en tu tierra; y yo completaré el número de tus días. Yo enviaré mi terror delante de ti, y consternare a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos. Enviaré delante de ti la avispa, que eche fuera al heveo, al cananeo y al heteo, de delante de ti. No los echaré de delante de ti en un año, para que no quede la tierra desierta, y se aumenten contra ti las fieras del campo. Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra. Y fijaré tus límites desde el Mar Rojo hasta el mar de los filisteos, y desde el desierto hasta el Eufrates; porque pondré en tus manos a los moradores de la tierra, y tú los echarás de delante de ti. No harás alianza con ellos, ni con sus dioses. En tu tierra no habitarán, no sea que te hagan pecar contra mí sirviendo a sus dioses, porque te será tropiezo. (Éxodo 23:19; 23:25-33)

La primera bendición de las primicias es bendecir tu pan, pan significa en Hebreo provisión. Dios bendecirá la provisión de tu casa. No habrá escasez y nos reiremos del hambre. Las Primicias desatan provisión porque cuando tú le das lo primero de la tierra a él, él te da lo primero de los cielos a ti.

La segunda bendición se refiera a bendecir tu agua, aguas significa en Hebreo cosas transitorias. Dejarás de vivir en lo transitorio y vendrás a lo que es real y definitivo. porque traerá bendiciones definitivas y tangibles. Aguas también significa “Refrigerio”, y es que cuando damos primicias, desatamos el poder de Dios para un nuevo avivamiento en nuestra familia, hogar, trabajo y ministerio.

La tercera bendición es que cuando damos primicias, la enfermedad huye. Primicias tienen el poder de consagrar los primeros frutos a Dios, pero Dios se compromete que cuando damos lo primero, lo postrero es bendito. Por el contrario, si lo primero no está bajo bendición, el resto tampoco lo estará.

Cuarta, nunca más abortará tus sueños porque Dios se recreará en tu bendición. Consagrar lo primero a Dios destruye toda posibilidad de abortar el propósito de Dios, porque Dios provee todo recurso para su Reino.

Quinta, Dios acabará con toda esterilidad, todo plan del diablo será estéril pero el propósito de Dios para tu vida será fructífero. Tu tierra tiene la orden de bendecir y reconocer a su dueño.

Sexta, Cuando respetamos a Dios y sus principios, estamos garantizando nuestro final y destino en manos del Señor. Su propósito será firme para con los que creen y no morirás hasta que no hayas alcanzado todo el propósito de Dios para tu vida.

Séptima, Tu sola presencia será motivo suficiente como para convencerse de que el Poder de Dios está sobre ti. Tus decisiones causarán pánico porque tendrán un impacto divino en las personas. Serán decisiones sin precedentes que nadie podrá refutar o cuestionar, a causa del poderoso respaldo de Dios.

Octava. Consternación significa confusión. Los creyentes no seremos confundidos porque la revelación de Dios será nuestra lámpara, pero para el impío habrá oscuridad y destrucción.

Novena, nunca más te volverás a inclinar para ser atado, porque la primicia nos da libertad en las finanzas.

Décima, para el impío habrá juicio de Dios, mientras que para el creyente Justicia y bendición. La avispa eran juicios y castigos (enfermedades) que atormentaban a los pueblos para abrir el paso al pueblo de Dios.

Undécima, todo aquel que sembró con lágrimas tendrá un aumento en la conquista de sus nuevas fronteras.

Duodécima, nadie te podrá arrebatar de la mano lo que has recibido de parte de Dios. Lo conquistado nadie te lo va a quitar porque la primicia te posiciona con Dios como alguien próspero ante los demás. Siempre la bendición de Dios será un escudo a tu alrededor y en tu tierra y en tu tierra ningún enemigo morará.

EN ESTE DÍA DECLARO Y DECRETO EN EL NOMBRE PODEROSO DE JESÚS QUE AL ENTREGAR LAS PRIMICIAS COSECHARÉ UN AÑO DE ÉXITOS Y PROSPERIDAD.